fonts

sábado, 24 de marzo de 2007

BOCIO


Cada paciente tiene su versión de los hechos, independientemente de lo que pensemos nosotros los médicos. A los hechos me remito:
Paciente femenina de 76 años de edad, con tumoracion visible en parte anterior de cuello, compatible con patología de tiroides ( Bocio ).
La sonografía demostró la susodicha patología sin lugar a dudas, al preguntarle a la paciente si ella no había notado el crecimiento en su cuello ella pasó rápidamente a contarme que cuando era una niña de unos 10 años de edad, estando con sus hermanitas recogiendo guandules ( gandules ), cargó un saco sin ayuda de nadie y eso le provocó que " se le hundiera el cuello ".
Como vemos esta paciente al igual que la gran mayoría de los pacientes en Republica Dominicana, en primer lugar ,evaden responder directamente a las preguntas que les hacemos y en segundo lugar, suelen tener una elaborada y a veces complicada y absurda teoría sobre las causas de sus males.
Lo peor de todo es que si uno intenta con amabilidad explicarle a la paciente que esa no es la razón de sus males, suelen sonreir socarronamente, indicandole claramente al médico de que el equivocado es uno y que ellos están más que convencidos de " su verdad ". En otros casos discuten con vehemencia la exactitud de sus razones.
Pienso que esa es parte de la razón de que muchos de mis colegas, no explican, no hablan con los pacientes y terminan pensando que no vale la pena hacerlo, pues nada ni nadie les va a convencer de que están equivocados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada