fonts

domingo, 15 de abril de 2007

GOLPE DE CALOR

Hasta que sucedió, sólo había leido de los¨ golpes de calor ¨¨ en la prensa,. Estando de guardia de servicio en la emergencia del Hospital de los Santos Reyes, en Aranda de Duero, Burgos, España, me llevan un paciente masculino, 27 años de edad, el cual mientras trabajaba en la contruccion de una via terreste, cayó desmayado. Nada mas tocarlo me dí cuenta que su temperatura corporal estaba elevadisíma, ya que su piel ¨quemaba ¨ al tocarla. Mayor fué mi sorpresa cuando al colocarle el termometro en las axilas, éste rápidamente superó el máximo, y sufriendo un estancamiento en todo lo alto de la columna de mercurio, que nos indicaba claramente que había un peligroso estado de Hiper-pirexia. Rápidamente, se le canalizó una vena, y pusimos anti-pireticos vía endovenosa para conseguir bajar la temperatura,. Los resultados , para nuestra sorpresa, no aparecían, debido a lo cual mandamos traer hielo en cantidades crecientes para ¨arropar ¨el cuerpo , cual si se tratara de un cadaver que quisiesemos conservar, continuamos usando el hielo en abundancia, se lo introducimos vía rectal y usamos más anti-pireticos vía endovenosa y aún así el estado hiper-piretico, se negaba a disminuir. Ya el hielo derretido que fluía , hacía que estuviesemos ¨nadando ¨en agua, pues todo el suelo del cuarto de la Emergencia estaba lleno de agua y hielo. En ese momento llegó el director del Hospital, que al mismo tiempo era el cirujano-jefe y hombre de gran sabiduría y experiencia, aprobó , lo hecho hasta ese momento y nos sugirió, ponerle un suero especial para evitar el edema cerebral que podría producirse a continuacion de estas circunstancias. Así lo hicimos y aún se estropearon dos termometros mas, que se estancaron en su maximo nivel, hasta que al fin logramos que la temperatura bajara primero a 41° grados centigrados, luego a 40 ° y asi sucesivamente hasta estar bajo cierto control y permitirnos proceder a ingresarlo a cuidados intensivos donde le instalamos un termometro rectal computerizado, que nos permitía la vigilancia continua de la temperatura corporal.
Años después de este hecho, fué que caí en cuenta de que si se hubiera pensado en su momento, pudo ser un hecho para llevarlo al Libro de Records Guinnes, tanto por la intensidad de la elevacion de la temperatura corporal-No sabemos en realidad hasta cuanto subió- como por el hecho de que no murió el paciente.
P.D. La recuperacion del paciente fué total y al parecer no dejó secuelas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada