fonts

miércoles, 20 de febrero de 2008

QUE DEBO DECIR & NO SE QUE DECIR

Muchas, pero muchas veces nosotros los médicos, no sabemos que está pasando con un paciente, con un dolor, con una enfermedad que no conocemos en ese momento su nombre, origen o lo que sea que explique razonablemente o por lo menos en cercanías la verdad de lo que aflige al atribulado y sufrido paciente. El caso es que la gran mayoría de nosotros optamos por inventar, si así como se oye inventar algo que parezca razonable y que calme al paciente o a sus familiares. Normalmente tiene resultado aceptable, o por lo menos por un tiempo da resultado, si luego resulta que es otra cosa, pues bien, pueden suceder dos cosas : si es peor que lo que hemos dicho, el paciente lo achaca no a un error sino a un empeoramiento , si es mejor de lo que antes explicó el médico, pues que bien, todo resultó mejor de lo pre-dicho por el médico. En ambos casos solemos salir bien parados de la encrucijada del no saber realmente lo que está pasando.Así, seguimos adelante y salvo excepciones notables, seguimos con la falsa seguridad de que hemos actuado bien, bueno.......por lo menos hablo de actuaciones de buena fe, con la idea de ayudar psicológicamente al paciente para que enfrente sus males.
Nuestra formación médica nos ha llevado por esos derroteros ya que nos enseñaron ????? a no fallar y eso, es totalmente imposible, no lo sabemos todo, ni lo podemos resolver todo.
Sostengo públicamente desde hace muchos años, que debemos ser más humildes y reconocer que en realidad ningún médico cura ninguna enfermedad, sino que ayudamos al cuerpo humano, a sus defensas naturales, para que se sane, lo que pasa es que la soberbia, nos hace creer a muchos que somos protagonistas de estas historias, cuando lo que somos realmente es eso: unos ayudantes, rebajarnos así , de sopetón, después de tantos años de sentirnos casi como dioses que todo lo sabemos , desencadena como mínimo, sonrisas de condescendencia entre mis colegas y no suelen hacer comentarios.
Dos casos ilustrativos: Hace pocos días, llamada de Emergencia para tratar de descartar una Apendicitis via Sonografía, los datos clinicos apuntaban hacia ese diagnostico, pero existían hechos que no concordaban, como que el paciente no habia tenido fiebre, ni habia signo de rebote positivo.El cirujano mandó a hacer la sonografía para complacer al paciente y a los familiares , pero tenía todo preparado para operar.Mientras realizaba mi examen, se apareció por la sala y en lo que me pareció una presión psicologica me contó la situación delante del propio paciente y de un familiar del paciente que también era médico: Resumiendo, mi diagnostico fué que los datos sonograficos eran sospechosos pero no concluyentes y para dejar clara mi opinión, dije lo que siempre afirmo con rotundidad: La clinica ( los sintomas ) son los determinantes, no los analisis o la sonografía o cualquier otro medio diagnostico moderno: El paciente fué operado y cuando al día siguiente pregunté sobre los resultados me dijeron: No, no era apendicitis, pero había un pliegue del peritoneo que explicaba todo ???????? y lo mejor era que se hubiera operado ?????? . Le explicamos al paciente lo sucedido y está contento.Asi me lo dijeron el cirujano y el anestesiologo todo convencidos de haber hecho lo mejor,seguí mi camino, con una mueca de dolor ajeno, macullando entre diente: LO MEJOR ERA QUE SE HUBIERA OPERADO ?????? Pues no, no era lo mejor.
Segundo Caso: Me acaba de suceder hoy mismo, una paciente femenina, viene para realizarse una sonografía abdominal, porque a pesar de que fué operada hace 3 meses de lo que ella describió como una malformación congenita del riñon derecho, tenía muchos dolores en esa zona, y el médico le había explicado que con la operación le habían cortado " muchos nervios " y por eso le dolía. A mi me pareció una explicación poco menos que absurda, el caso es que he oído anteriormente explicaciones similares, me imagino que salida de la "imagineria" médica que encubre con palabras y explicaciones rebuscadas y absurdas nuestra ignorancia para poder dar respuestas a todas las preguntas demandadas por los pacientes. Por supuesto, el origen está en nuestra ignorancia e impotencia para poder dar respuestas adecuadas a las demandas de los pacientes o de los familiares y en el fondo, a ese deseo inducido por otros, de dar respuestas para todo en lugar de decir simplemente : No Sé

3 comentarios:

  1. Bueno, bueno, como algún día un médico diga a un paciente "no sé", que se prepare...
    Hay que tener en cuenta que la inmensa mayoría de la población "tiene" a los médicos como sabelotodos en enfermedades.
    La prueba está en lo siguiente:
    Un médico que "acierta" siempre es un buen médico, pero como ese mismo médico, una vez, una sóla vez se equivoque en el diagnóstico, de repente se convierte en "es malísimo" y su "mala" fama corre como la pólvora.
    Un ejemplo.
    Tenía mi suegro un médico de cabecera "buenísimo" (ya sabes que aquí los médicos de cabecera lo son de toda la unidad familiar), pero un día trató a uno de los hijos de una neumonía ,le recetó medicamentos y en la cama una semana. El día 7 llegó a la consulta (con 20 años), cansadísimo. Volvió a mirarle y le mandó a urgencias. En menos de 1 hora ya le había colocado un tubo en el pecho pues aquello fue un neumotorax espontáneo. Lo gordo es que cuando el chico llegó a urgencias le dicen los médicos que por qué no había ido antes ¡¡¡¡¡¡.
    ¿Quién los sabía? Desde ese día, mi suegro dejó de decir lo de "buenísimo" y dejó de ponerle ningún tipo de calificativo a su médico de cabecera.

    ResponderEliminar
  2. Asi es Esperanza: Nuestra fama es muy precaria, las personas contamos las cosas según nos va en la fiesta, y por supuesto, eso cambia más que el viento.
    En sentido general es muy duro admitir con un "no sé" que la situación no es fácil, sobre todo con la presión social-familiar que recibimos en cada caso

    ResponderEliminar
  3. El "no sé" es difícil de admitir por ambas parte, pero aún así tiene que se dicho. Consultado con otros,en fin. Cuenta también el paciente, pues ya está comprobado que además del "no sé", esta la respuesta que se da al tratamiento en cada paciente. Difícil tema. Pero es muy bueno reflexionar acerca de él, para que las dos partes actúen de la mejor manera posible.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar