fonts

martes, 24 de abril de 2007

NI SUPERSTICIOSO NI PARANOICO

Al menos eso creía yo, sólo que a veces suceden cosas que ponen a pensar o por lo menos a dudar de los cimientos en los cuales cree uno haber construído su fortaleza para seguir cuerdo y sano.
Por ejemplo cada vez que tengo alguna pequeña cantidad de dinero en la cartera, aparece un gasto inesperado, sea en forma de algún aparato que se estropea y hay que mandarlo a arreglar con Urgencia ( no es el nombre de ninguna ayudante mía ) o recién me recuerdo que hay que hacer un pago del cual ya no me recordaba.
Ni hablar de las famosas coincidencias, que te hacen pensar que algo malo te persigue, pues siempre son cosas malas, las que se engloban en este negro capítulo. Nunca, por lo menos que yo recuerde, ha existido una coincidencia feliz, parece el cumplimiento a rajatablas de las famosas Leyes de Murphy , por aquello de que si una cosa puede salir mal, saldrá mal. Esas leyes , aunque usted no crea en ellas,seguro que se cumplen, sino todas las veces, si en la mayoría de ellas.
En Medicina, cuando eramos estudiantes y sobre todo posteriormente, durante el ejercicio de nuestra profesión, aprendimos aquello de la llamada Ley de la Serie que consiste en que si estando de servicio en el Departamento de Urgencias (sigue sin ser mi ayudante ) te llega un infarto, puedes asegurar que ese día y/ o en los dias sub-siguientes verás varios casos consecutivos de lo mismo.
Es superstición ? , personalmente me resisto a aceptarlo, pero...........
Si por alguna razón un paciente llega a última hora a mi consulta o si me llama por teléfono para concertar una cita a primera hora de la mañana ,por ejemplo,puedo dar por seguro que algo pasará, y ese día, sólo ese día, llegaré tarde y que conste que soy, o somos todos en mi casa, asquerosamente puntuales, aún cuando vivimos en el país de la impuntualidad, donde, incluso el presidente de la república, llega 2-3 y hasta cuatro horas tarde a los actos públicos que, no pueden iniciarse hasta que no llegue

1 comentario:

  1. Hay dos factores que casi siempre están detrás de todas las supersticiones... el temor y la ignorancia.Cuando se le pregunta a la gente porque son supersticiosos, por lo general la gente se encoge de hombros y dice: “No lo sé.” O quizás citen a sus padres, o abuelos, cuya palabra aceptan como indiscutible.

    ResponderEliminar